Ante todo, gracias.

Si has llegado hasta aquí, enhorabuena y gracias. Por elegir “viajar” conmigo y gracias por leerme.

Responder a un «tú quién eres» sin identificarte con un adjetivo o incluso profesión, siempre es la parte más difícil ¿no crees?

A mí a veces no me resulta fácil, porque me expongo, expongo mi vulnerabilidad y muestro. Pero es que cuando te dejas escuchar a lo que dice tu corazón y haces lo que haces de manera natural, sale lo que eres, sin filtros ni retoques, y sin apenas esfuerzo.

Apasionada del desarrollo personal, el mío y el tuyo. Con debilidad por la palabra y la emoción que se encuentra detrás de escribir y transmitir esa palabra.

Si algo me inspira es aprender, de mi misma a través del otro y del otro. Exponerme, retarme. Aprender de las diferentes situaciones que la vida te pone delante.

Me llamo Patricia Pérez. Me diplomé en fisioterapia por la Universidad Rovira y Virgili de Tarragona. A través de una beca Séneca, Toledo se cruzó en mi destino y allí desde 2012 es donde empecé a desarrollar toda mi carrera y trayectoria profesional, entre otras con la mujer embarazada.

Dado mi bagaje emocional o historia personal, y aunque tengo facilidad por entender mis propias emociones y las del otro, he sentido durante muchos años de mi vida una gran incomodidad en general. No era feliz. Algo me decía que lo que hacía profesionalmente no iba conmigo, o al menos la forma como lo hacía. Parecía como si estuviera viviendo una vida que no era mía. Así que siempre me he sentido muy perdida, como un barco a la deriva y por tanto, la sensación de búsqueda se expresaba con ansia.

Me podía considerar como una buscadora de vida, de retos, de experiencias y en cierto modo, así era. Buscar vida que me hiciera sentir viva.

Con la diferencia de que antes buscaba fuera, justificando incluso el hecho de no sentir que estaba desperdiciando mi vida, hasta que empecé a buscar dentro y por fin, encontré, encontré la salida y encontré a la persona con la que quiero estar el resto de mi vida: Yo misma.

Me ha llevado 30 años entender que, en el único lugar en el que debo buscar, lo único que necesito conocer, es lo que hay dentro de mí, sin tenerle miedo a eso.

Esa sensación de pérdida ha ido a menos con cada descubrimiento que he ido haciendo acerca de mí. Tras mucho investigar e indagar, observé que, en parte, estás donde tienes que estar para crecer y evolucionar. Y que lo más importante es la actitud y el foco intencional que le pongas a todas las cosas que realizas.

Poner amor a todo eso que haces, sea lo que sea, porque así no querrás estar en otro sitio que no sea ese, contigo. Pero para llegar ahí, quizá pasas por muchas otras etapas en las que te sientes igual de perdid@, pero para eso estamos aquí:

Para encontrarnos.

En esa búsqueda decidí hacer una de las cosas que siempre había querido hacer, pero por hacerlo sola o por hacer algo que no se correspondiera con “los deberías” impuestos -por mí misma-, no me había atrevido nunca, iba posponiendo mis sueños a merced de los demás, y no por ellos, si no por mí. Por mis miedos y apegos.

Pero el momento de atender la llamada que la vida te trae, llega, y no hay caras de la moneda que valgan, sabes que has de coger esa llamada, esa que su recado, alimentará la esencia de tu alma.

Y así hice, emprendí un viaje, físico e interior, de autoconocimiento, donde me confronte conmigo misma y con todos mis miedos, viendo por otro lado, todas esas capacidades, aptitudes y pasiones, las cuales me traen al momento en el que ahora mismo me encuentro, compartiendo toda mi experiencia y conocimiento contigo en forma de estas letras y muchas otras que vendrán más adelante si continuamos viajando juntos.

La experiencia siempre me muestra que cada uno tiene su viaje en particular, aquel para el que ha nacido, para lo que ha venido aquí.

Algunos le llaman propósito, a mí me gusta más el hecho de que venimos a hacer arte con lo que tenemos entre manos, con las cartas que jugamos, y así al compartirlas, ponemos luz y amor donde antes ahí, había solo miedo.

Así que, esa, en parte es mi función, inspirarte y acompañarte a recordar quién eres y lo que has venido a hacer aquí. Aunque haciéndote spoiler te digo: aquí solo has venido a aprender a amar-(te) y ser feliz por ti mismo.

Si algo he aprendido es que conectamos con las historias, por eso comparto una mínima parte de la mía, y si algo «casualmente» resuena con la tuya, que me dejes acompañarte a encontrar tu viaje.

¿Si la vida te trae lo que necesitas en cada momento y atraes lo que eres?…que curioso que estés ahora navegando por aquí ¿no crees?

Empieza tu verdadero viaje

El viaje de vuelta a casa. A Ti. El viaje de la conciencia. El de autoconocimiento, de descubrimientos, de quitarse capas, condicionamientos, miedos, creencias limitantes y más capas. El de enfrentar situaciones, superarse y dejarse sentir todo. El de crecer. Crecer desde dentro. El de aceptar, la realidad y aceptar los procesos de la vida, aunque no sean los que quieres para ti. El de perdonar y perdonarte a ti mismo por haberte abandonado durante tantos años, por haberte dejado en un segundo lugar, a la sombra. El de confiar, confiar en ti mismo, confiar en toda tu magia y confiar en la vida.

Y sobre todo, el más importante, el de AMAR, amarte a ti mism@ en toda tu oscuridad y toda tu luz. En todos tus días y estados emocionales. Tal y como eres y sin filtros. El de amar al otro, en la misma situación que tú. El de amar la vida tal y como es.

Empieza el verdadero viaje, de cómo pasar del miedo (ego) al amor (esencia).

– Sígueme en las redes –

Abrir chat
1
¡Bienvenid@! ¿En que puedo ayudarte? :-)
Si algo resuena contigo, hablemos!