Autoconocimiento del suelo pélvico

¿Cómo influye la salud de tu suelo pélvico y tu energía sexual en el día a día?

Qué raro que un artículo de suelo pélvico pase por un proceso de autoconocimiento, ¿verdad? Y sobre todo, ¿cómo poder relacionar la fisiología más científica con la energía más sutil y espiritualidad?

Sigue leyendo porque en la conexión y la visión holística está la llave para la comprensión.

El descubrir cómo influye la salud de tu suelo pélvico y tu energía, pasa por un proceso de autoconocimiento, y éste concluye en una palabra muy bonita y en conexión, en este caso, con la mujer: Empoderarse a través del cuerpo. Al conectar con el cuerpo es donde sucede la magia, pero, ¿qué implica el empoderamiento?

Empoderarse viene de poder, y éste de la información, del conocerse, del saberse, porque de ese saber, de ese conocimiento, a través de toda esa información, llega la libertad.

La libertad es poder, y el poder te hace libre. Te hace libre para poder elegir, y tu poder es estar informada para decidir de qué manera prefieres vivir. Si con la venda en los ojos y a expensas de lo que vaya aconteciendo en tu día a día, o tomando las riendas de tu vida y, en este caso, de tu cuerpo y energía, y empezar a decidir cómo quieres vivir y tratarte.

Pero qué es el suelo pélvico…Hablemos

Fisiológicamente es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal a modo de doble cúpula. Esa cúpula sirve para contener los órganos pélvicos en su sitio y que éstos funcionen correctamente: vejiga, útero, vagina y recto; y para dar estabilidad a nuestra columna y nuestra pelvis.

Por eso, tonificarlo y fortalecerlo es tan importante para nuestro bienestar físico y psíquico. La función más importante del Suelo Pélvico es la de complemento en el cierre de los esfínteres (uretral y rectal) y la de soporte de las vísceras pélvicas (vejiga, vagina-matriz, recto). Su correcto funcionamiento mejora, por tanto, la función sexual.

Por otro lado, es un cierre energético y la raíz. Así que, es importante, dejar de ver, en este caso el suelo pélvico, como un elemento aislado que funciona solo, porque no es así, todos los elementos circundantes (columna, abdomen, diafragma y estructura pélvica), y sus acciones (la postura, la gestión de presiones abdominales, la respiración) influyen en su estado y salud, por lo tanto, pueden provocar y provocan, «interesantes» disfunciones convirtiéndose en una patología a rehabilitar como consecuencia de una prevención decadente.

Consecuencias de una nula atención al suelo pélvico

Por el lado fisiológico, una presión intra-abdominal mal dirigida va hacia la parte anterior de suelo pélvico, siendo una zona más abierta y débil la cual, amortiguar presiones no está dentro de sus funciones como tal.

Aunque hay dos grandes acontecimientos en la vida de la mujer que resultan muy lesivos para el suelo pélvico, tales como el embarazo, el parto vaginal, y la llegada de la menopausia, no se debe desatender el estado de salud de esta musculatura aun si no estás dentro de los factores de riesgo, ya que la prevención y el conocimiento es ESENCIAL.

La patología más frecuente que suele darse tras estos acontecimientos, es la incontinencia de esfuerzo  (al saltar, estornudar, toser, etc.) que en ocasiones se soluciona de forma espontánea, pero en fases posteriores, el deterioro de esta musculatura puede llegar a provocar incontinencias urinarias mayores, fecales, prolapsos, y desembocar en una cascada de consecuencias que ya no solo implica el estado físico sino también mental y emocional.

A la par de estos momentos clave pueden unirse otras causas que debilitan el suelo pélvico: la obesidad, el estreñimiento o la práctica de algunos deportes de impacto. Las mujeres que no han sido nunca madres tampoco están exentas de ello.

Así pues, la disfunción de esta musculatura incluye todas las alteraciones anatómicas y/o funcionales de las estructuras que componen el suelo de la pelvis, manifestándose clínicamente como:

  • Incontinencia urinaria, fecal y de gases
  • Prolapso (descenso de vísceras)
  • Dolor pélvico y sexual

¿Por qué afecta emocionalmente?

Si atendemos el cuerpo cuerpo cómo algo holístico, todo está en conexión, lo físico con la emoción, por tanto, si no hay una buena salud, o si te estás acercando a no tener buena salud, emocionalmente vas experimentar emociones de vibración más densa.

Volviendo al periné, muchas de estas disfunciones y/o alteraciones, aun siendo mínimas, acaban convirtiéndose en situaciones condicionantes. Con una patología ya instaurada, las emociones predominantes pueden llevarte a la frustración, al rechazo, a la vergüenza, etc. ya que, que te estés orinando continuamente o que no puedas retener los gases o las heces, puede traer limitaciones en tus actividades de la vida diaria, conllevando incluso al aislamiento social y sensación de soledad, por tanto, SI, evidentemente afecta.

Estas emociones predominantes pueden provocar además que, la líbido se apague por la activación mental, ya que este acumulo emocional puede ser un factor estresante, y de ahí, que se forme esa “nube negra”, ese círculo emocionalmente complicado del que a veces no es fácil salir y que, por tanto, a nivel energético haya un bloqueo en el canal de chakras, y por ende, la energía sexual creativa también disminuya.

Entonces, hablemos de energía

Has llegado hasta aquí y todo bien, genial, pero ¿sabes que eres energía verdad? Tu eres energía y la energía corre por tus venas y por tu cuerpo, a través de los chakras. De ahí que, si en alguna zona de tu cuerpo hay una barrera, un bloqueo, es decir, una emoción densa estancada, el flujo de energía se corta, y ahí empieza a acumularse.

Si no se libera, llega la “patología emocional”. Por eso es tan importante mover la energía y evitar que se estanque liberando el exceso.

En la medicina tradicional china la palabra enfermedad la relacionan con la emoción estancada, es decir con energía estancada, por eso, diferentes prácticas y técnicas con influencia y origen oriental, ya no solo tratan de mover y tonificar el cuerpo, si no de mover y liberar la energía.

¿Por qué es tan importante cuidar la energía?

Según el taoísmo nacemos con X energía, la energía JING, ésta, al estar en contacto con los órganos, se convierte en energía CHI, siendo la misma la que origina todo lo que ves.

Siguiendo la ley de conservación de la energía: La energía no se crea ni se destruye, solo se transforma, al igual que la materia. La materia es energía, tú eres materia y por tanto, eres energía.

No creamos nueva, sino que con hábitos saludables, como un buen descanso, buena nutrición e hidratación, y diferentes prácticas tales como el yoga, la meditación, las diferentes técnicas de respiración, la liberación emocional, el tantra, el tai chi, el chi kung y el ejercicio físico…vamos transformando nuestra energía canalizándola para elevarla y estar más vitales.

Por el contrario con hábitos y prácticas poco saludables, solo hacemos que disminuirla cada vez más. En el taoísmo la muerte como tal, llega cuando tu cuerpo se ha quedado sin energía vital, sin CHI.

¿Por qué unimos fisiología con energía y cómo se relaciona con el suelo pélvico?

Podemos observar que por la localización del suelo pélvico, hay una implicación directa con la captación, conservación y transformación de la energía.

Para empezar, coincide con el primer chakra, que a nivel energético, se considera la raíz, como hablábamos anteriormente, la que conecta con todo, con el origen, con la tierra, la que es canal de VIDA, y, al ser origen, al ser orificio, es una vía de pérdida energética.

A la vez, implica un cierre energético que en la práctica de Yoga se conoce como bandha (cierre energético), y en este caso coincide suelo pélvico con mula bandha, su contracción tiene la función de evitar esa pérdida de energía.

Atendiendo a estos bandhas, se encuentran dispuestos a lo largo del tronco, a nivel de Suelo Pélvico el primero, abdominal el segundo y a nivel de garganta el tercero y último.

Metafóricamente y fisiológicamente, el cuerpo se dispone pues de dos canales de entrada y salida de energía: vagina y laringe, suelo pélvico y garganta.

La laringe y la vagina tienen una gran similitud, son los dos canales de comunicación con la vida, por abajo con la tierra (el mundo hacia nosotras), por arriba con el mundo (nosotras hacia el mundo), y al final NOSOTRAS somos el canal de transmisión de esa energía, que da comienzo en el suelo pélvico.

Por tanto, se observa y se entienden estos dos bandhas como los más importantes, porque evitan que la energía se pierda y deje de nutrir nuestros órganos vitales, así que si el estado del suelo pélvico no es óptimo este cierre energético no se realizará correctamente.

Estos cierres se encuentran abajo y arriba de donde están todos los órganos, porque los están protegiendo, sin ellos no vivimos, y hay que nutrirlos y protegerlos.

¿Cómo? Con una buena energía.

Suelo pélvico y chakras en relación

Los chakras nacen, el primero, en suelo pélvico y se disponen a o lo largo de la columna, hasta la coronilla. Los directamente relacinados con periné, además de la raíz, son el segundo que está dispuesto a nivel uterino, el cuarto a nivel de corazón y el que le sigue, se dispone a la altura de la garganta.

Si lo visualizamos como un canal, está directamente todo relacionado, el chackra de la creación es nuestro útero, un caldero de creación. Además de ser creadoras de vida somos creadoras de proyectos, negocios e ideas, estamos en continua creación y esa creación nos hace ser también creativas, la creatividad es una cualidad innata en cada uno.

Cuando se bloquea este chakra, llega el miedo, la impotencia, las inseguridades, canalizamos peor la energía sexual, y no nos permitimos disfrutar. Este segundo chakra va en relación al placer, y al placer en general, por tanto, cuando está bloqueado no nos permitimos disfrutar. Por ejemplo, la auto exigencia mata el segundo chakra, porque no me permite disfrutar de las pequeñas cosas de la vida.

Los chakras, por tanto, son otro camino o herramienta de autoconocimiento porque si conoces las consecuencias de los bloqueos de los mismos, conoces lo que tienes que trabajar, revisar o atender internamente.

Para la creación es importante que haya un binomio entre útero y corazón.

El sistema de chakras es el sistema perfecto para entender si estás en línea con tu ser. El chakra raíz te conecta a lo que eres, a la tierra, asciende y el útero empieza a crear, pero si no conectas con tu corazón, si no creas desde tu corazón alineado, no vas a poder comunicarlo, desde tu quinto chakra, con amor.

En la comunicación también hay una transmisión de energía, y puedes transmitir una energía de alta vibración, de empoderamiento, porque estás comunicando desde el amor que eres y desde la conexión con la raíz, tu suelo pélvico. Pero si no hay conexión, las creaciones salen regular, y desde luego, otro gran foco de pérdida de energía, es por una comunicación poco eficaz trayendo conflictos con una misma y con los demás.

Por tanto, el conocimiento de tus emociones, tu cuerpo, tu energía y por ende tu sexualidad, el conocer tus ritmos y tus ciclos, el escuchar tu cuerpo y permitirte, te llevan a un vínculo de conexión contigo misma mucho más profundo, porque no solo eres madre, no solo eres amiga, ni hija, ni hermana, ni esposa, ni amante,

Eres MUJER, poderosa, creativa, sensitiva, y como tal, honrar el hecho de ser mujer, la naturaleza de ser mujer, es poder honrar tu placer para adentrarte en el camino a desbloquear tu poder creativo.

Tomar consciencia del poder sensitivo que albergas en tu centro pélvico es despertar a la diosa que cada una lleva dentro.

¿Quieres despertar a tu diosa?

Únete a la comunidad de mujeres que quieren conocerse y empodera tu cuerpo, tu energía y tu sexualidad en el Taller conócete en femenino y en el Retiro virtual de Luna llena y CONECTA.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *