108 saludos al sol

El día 21 de Junio de 2020, es un día muy especial, entre otros porque es el día internacional del Yoga.

Las naciones unidas en 2014 proclamaron este día internacional para honrar sus beneficios y extenderlos, aún más, por el mundo. Poner conciencia de los beneficios del yoga para la salud física emocional y mental. Dar visibilidad no solo a la práctica del cuerpo si no honrando el significado del yoga como unión, de cuerpo-mente-alma.

Coincidiendo con la celebración del solstício de verano, y con añadidura de una luna nueva que indica cierre y apertura a nuevos ciclos, le damos la bienvenida saludando a una nueva etapa. Una nueva vida.

Alguien dijo un día que crecer es aprender a despedirse. Y yo añado que, creo que nos estamos despidiendo siempre, pero para abrazar. Nos despedimos de un día que se acaba, la noche que entra y abraza al siguiente, de un ciclo lunar que empieza de nuevo, de una primavera un tanto «amarga», de una versión nuestra que ya no va acorde con nosotros, de una vida que hemos dejado atrás, de personas que ya no nos acompañan en nuestro camino y un largo etc. así que, no paramos de crecer, pero para hacerlo debemos cerrar, soltar y dejar ese espacio abierto para abrazar a lo nuevo que llega. A ese nuevo ciclo. Esa nueva etapa.

Así que, tómate el 21 de Junio como un día de ritual, de renacimiento y florecimiento de ti mismo. Un día para poner la intención en crecer dejando esa etapa atrás, un día para abrazar y abrazarte en ese florecimiento, en ese despertar.

Y siendo el yoga el mayor acto de escucha y amor que puedes darte a ti mismo, no se me ocurre mejor manera de honrar ese ritual realizando los 108 saludos al sol, tan importantes para la filosofía yóguica.

¿Aún no te he convencido?

El número 108 en la Índia y filosofía es un número muy importante y cargado de significado. Los malas que utilizan para meditar (son collares similares a los rosarios en la religión Católica), están compuestos de 108 cuentas. De hecho hay quién guía los 108 con un mala.

Se dice que 108 son los pasos que realizan la Tierra y el Sol en el cielo.

54 son las letras que constituyen el alfabeto sánscrito. 54 x 2 (pues cada una contiene su lado femenino Shakti y su lado masculino Shiva, dioses de la religión Hindú) es igual a 108.

108 son los Upanishads (textos sagrados de la tradición hinduista).

Y para más Inri, si separamos número a número, cada uno de ellos significa la Divinidad y unidad, el Vacío y silencio, el Infinito y eternidad respectivamente. Esto, lleva implícito otro número sagrado como es el 3, el 1+ 0 + 8 son tres números que sumados dan como resultado un múltiplo de 3.

La mayoría de las cosas posee por lo menos 3 conceptos: La representación del yin-yang y el Tao (el todo), los 3 elementos (principio, medio y fin); el tiempo (pasado, presente y futuro), la Santísima Trinidad (Padre, hijo y Espíritu Santo), la representación de los tres dioses hindúes: Brahmá, Vishnú y Shivá, e incluso en el significado del mantra Om que está conformado por las letras A-U-M, gira en torno al número 3, representando la unidad de toda la creación, incluyendo cielo, tierra e inframundo. Significando en sí mismo este número, el equilibrio, entre cuerpo, mente y espíritu.

¡Qué potencia de numerología y de día!

Un nuevo mes se abre, Junio empieza un día 1, Lunes. Y cada día hasta el 21 te da la oportunidad de CREAR tu realidad, empezando por crear un hábito: la práctica de Yoga que culmina el día 21 conmemorando así esta celebración, haciendo esta meditación en movimiento como son los 108 saludos al sol.

¡WOW! Me emociono solo de pensar en todo lo que envuelve el yoga, su día y la práctica.

No solo es un trato al físico si no, un camino al autodescubrimiento y un camino de autoconocimiento. En la práctica conoces tu cuerpo tu mente y te conoces a ti mismo. Constancia. Evolución. Continuidad.

Lo más importante de la práctica ni si quiera es llegar a hacer los 108 saludos al sol, si no observar toda la evolución que durante estos 21 días de práctica, con constancia y actitud, podemos ir sintiendo y llevando a más. El yoga no es un Asana que alcanzar o un reto que acabar, es un CAMINO para volver a entrar, en ti mismo.

La unión del todo como lo que significa el yoga, requiere que nos unamos todos en la práctica y promovamos a subir está energía y vibración que requiere el planeta, poniendo todo el amor que somos en nuestra esterilla.

¿Qué me decís, os unís?

Te espero el 21 desde cualquier lugar del mundo, desde tu mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *